sábado, 19 de mayo de 2012

Galletas de mantequilla y cacao (chocolate)


Aquí tenéis una receta muy socorrida y de esas que sirven igual para un roto que para un descosido.
Me explico: son unas galletas de mantequilla y cacao que para mi gusto están buenísimas así que te sirven igual para tenerlas en casa, cortándolas en cuadrados con un cuchillo y darte el placer de comer galletas caseras como también puedes usarlas para decorarlas con glasa en un día especial que te apetezca quedar bien.

Yo las hice en Navidad con la receta del curso de Galletas al que asistí con mi amiga Vicky de Sucreart pero con la receta que nos facilitó en el propio curso, pero como sabéis que no paro quieta, modifiqué las cantidades para que fueran sabor "chocolate". Después de Navidad, quise hacer un detalle el día de la madre y para eso, hice la misma masa y la corté con cortadores de flores y una vez horneadas, las decoré con glasa y con cristales de azúcar de colores: la foto la tenéis al final.

A mi me encantan de sabor, de color y de presencia. A todos los del trabajo les encantaron (en Navidad les llevé una a cada uno con su nombre, fatalmente decoradas pero la intención era buena) incluso algunos hasta pensaron en hacerlas en casa! jeje... creo que ese día nunca llegó.

Y bueno, no me lío más, os dejo con la receta, solo os recomiendo que, si nunca habéis hecho galletas os leáis las notas del final ya que he intentado explicaros lo mejor posible (como siempre) cómo una novata como yo se las apaña con todas las dudas galletiles.


Ingredientes
  • 225g de mantequilla a temperatura ambiente. IMPORTANTE.
  • 1 huevo ligeramente batido  a temperatura ambiente. IMPORTANTE.
  • 240g de azúcar glas
  • 2 cucharadas de aroma de vainilla
  • 370g de harina
  • 30g de cacao en polvo puro (Valor)
  • 50g de maizena
  • una pizca de sal


Preparación
1. Pesar la harina, la maizena, el cacao y la pizca de sal y tamizarla (mezclarla y hacerla pasar por un colador para que se deshagan los grumos propios de cada ingrediente y se mezclen entre sí).

2. Poner el azúcar en el vaso y hacerlo glas programando 30 seg V5-7-10. Reservar a parte rebañando bien el vaso con la espátula.

3. Poner la mantequilla en el vaso y batirla 1 min V3. Parar la máquina, recolocar la mantequilla sobre las cuchillas y volver a batir 1 min V3. Volver a colocarla sobre las cuchillas.

4. Poner la máquina en V1 y sin programar ni tiempo ni temperatura, ir añadiendo el azúcar glas a cucharadas por el bocal. Cuando el azúcar esté totalmente integrado (o casi), volver a subir la máquina a V3 y batir unos 10 seg. Tras este tiempo, la mantequilla habrá blanqueado y aumentado ligeramente su volumen. Si el azúcar no estuviera totalmente integrado, mezclarlo un poco con la espátula y volver a batir otros 10 seg.

5. Añadir el huevo, la esencia de vainilla y batir 1 min en V1 o hasta que esté integrado. Si veis que no se integra bien, moverlo y "amasarlo ligeramente" con la espátula. Si quedase algo en las paredes, colocarlo con la espátula encima de las cuchillas.

6. Poner la TM en V3 sin tiempo ni temperatura y añadir la mezcla de harina a cucharadas por el bocal. Una vez esté toda la harina dentro, observar la masa por el bocal hasta que se despegue de las paredes.

7. Abrir el vaso, comprobar que toda la masa tiene la misma consistencia y está bien mezclada y aunque esté aceitosa (por la mantequilla), la masa no se pega a las manos en absoluto. Si toda la masa no tuviera la misma consistencia, mezclarla un poco con la espátula y volver a programar unos segundos en V3.

8. Cuando la masa ya esté lista, volcarla en la encimera sobre un papel de hornear y formar una bola con ella. Debe poder formarse una bola que sea aceitosa (como os digo en el paso 7) y lisa, no que se noten los grumitos de harina o masa (eso sería que le falta un poco de líquido).

9. Con la espátula o con una rasqueta, dividir la masa en 4 partes y proceder con cada una de ellas como en el paso 10.

10. Poner cada cuarto de masa entre dos papeles de hornear y amasar hasta que se quede una capa igualada. Lo ideal para esto es tener un rodillo regulable y amasar con el nivel de 0,6 cm. Sino, con un rodillo normal, habrá que poner, a ambos lados del papel de hornear, unas tablas o libros que estén ambos al mismo nivel (el deseado) para que así quede la masa más o menos regular (yo aun no tengo rodillo, así que lo hago con dos revistas).

11. Meter las masas estiradas, unas encima de otras, en una superficie perfectamente lisa, en la nevera durante 3h o sino, hasta el día siguiente (yo las tapo, además, con papel de film para que no se reseque con el aire de la nevera.


12. Precalentar el horno a 170ºC arriba y abajo.

13. Sacar UNA de las masas estiradas y duras de la nevera y con nuestro cortador elegido, comenzar a marcar galletas de manera que queden lo más juntas posibles para aprovechar la masa al máximo.

14. Transferir cada una de las galletas a una bandeja de hornear, a ser posible fría, cubierta con un papel vegetal, dejando siempre unos 2 cm de separación entre cada galleta. Para transferir las galletas, si aún están muy frías, se pueden transferir con la mano, pero si hubieran empezado a ablandarse por exceso de calor en la cocina, lo ideal es transferirlas con una espátula para que no se quede la forma de nuestros dedos marcada en la galleta. Lo que os sobre de masa, los "recortes" lo hacéis una bola de nuevo, lo ponéis entre dos papeles de hornear y lo volvéis a amasar del grosor deseado, lo metéis de nuevo en la nevera un mínimo de 15 minutos (mientras vais recortando las demás masas y haciendo lo propio con cada una de ellas).

15. Hornear las galletas entre 8-12 minutos (ver las notas para la explicación del tiempo de horneado)

16. Una vez estén horneadas las galletas, pasarlas nada más salir del horno a una rejilla de enfriamiento donde deben estar, como mínimo 1 hora.

17. Si queréis decorar las galletas, hacerlo como mínimo, dos horas después de haber horneado.

Notas muy importantes
- ¿como corregir la masa? con harina o con leche. Si está muy pegajosa, añadirle una pizca de harina (muy poco a poco). Si por el contrario está muy seca, como arenosa, ir echando leche (cuando aun está en la máquina) muy poco a poco: a cucharadas soperas y amasar.

- ¿qué materiales necesito? Como os he dicho, los imprescindibles son un rodillo (a ser posible regulable), unos cortadores (si queréis hacer las formas "monas") o sino un cuchillo afilado o un  cortapastas ondulado o un cortador de raviolis (imaginación ante todo), unas bandejas galleteras y una (o varias) rejillas para enfriar las galletas conforme salen del horno. Para mi, lo ideal para hornear galletas son estas bandejas galleteras del Ikea. Si podéis, tener 3, es lo más cómodo, aunque yo con 2 y las tablas de cortar grandes me apaño. Me explico: estas bandejas, aunque no se apoyan en las ranuras del horno, sino que han de ir sobre la rejilla, son geniales ya que caben en la nevera sin problemas, pero además no tienen borde en uno de los lados, lo cual te permite, cuando estás horneando, simplemente volcar la bandeja por un lado para que las galletas caigan en la rejilla, mucho más cómodo que hornear en las bandejas que vienen con el horno, que tienen unos rebordes altos y te "obliga" a sacar las galletas de una en una y cuando estás de locura galletil en la cocina lo que menos te apetece es tenerte que parar a "pescar galletas".

- ¿qué es eso de la bandeja fría del paso 14? Como os digo justo en el punto anterior, para mi lo ideal es tener 3 bandejas, pero os voy a explicar cómo me las apaño con 2 cuando está la "cadena de producción de galletas": tengo las 2 bandejas galleteras vacías en la nevera, saco una de las masas frías del horno y la pongo con su papel de hornear sobre una tabla de cortar; ahí me pongo a cortar galletas (de las distintas formas que os he dicho arriba), una vez tengo varias galletas cortadas (o si se despegan del papel simplemente con el cortador, pues en ese momento), las transfiero a un papel de hornear que tendré sobre otra tabla de cortar; cuando tengo el papel "lleno" (acordaros de separarlas siempre unos 2 cm unas de otras porque sino, crecen y se os pegarán entre ellas), saco la bandeja fría del horno y transfiero el papel (deslizando) a la bandeja galletera, la meto unos 2 o 3 minutos en la nevera (para que coja frío de nuevo porque el papel estaba sobre la tabla de cortar a temperatura ambiente) y de la nevera se va inmediatamente al horno precalentado a 170ºC. Justo cuando haya metido la bandeja con las galletas en la nevera, saco la segunda masa estirada (recordemos que me queda una bandeja vacía en la nevera) y procedo de igual manera que en el caso anterior. Problema de tener 2 bandejas: cuando acabo de hornear la primera tanda y voy a hornear la segunda, en ese intervalo de tiempo, he de dejar enfriar la bandeja inmediatamente en algún sitio de la cocina y en cuanto deja de quemar, la vuelvo a meter en la nevera para que esté fría cuando vaya a por la tercera tanda de galletas. Si tuviera una tercera bandeja tendría más margen de maniobra, pero como ni se trata de gastarse más en el collar que en el perro ni tampoco nos caben tantos cacharros en la cocina, hay que optimizar recursos.

- cuando vayáis a hornear, hacerlo en tandas de galletas que si no son iguales en forma tengan un tamaño lo más parecido posible ya que sino, unas se hornearán antes que otras y el resultado será que unas se quemarán (las más pequeñas) y las grandes estarán bien hechas.

- se recomiendan 180ºC pero yo prefiero hornear a 170º ya que me da más margen de maniobra, si se te pasa un pelín, es menos crítico.

- el tiempo es muy relativo: a partir de los 5 minutos y hasta que no le tengáis el truco cogido, no os despeguéis del horno, mirarlas cada minuto ya que según si es al principio de hornear o por el contrario, cuando llevas 1h horneando, el horno acumula más calor y los tiempos pueden cambiar. Como dice Vicky, a veces 1 minuto es la diferencia entre una galleta bien horneada y una galleta quemada. Se empiezan a quemar por los bordes, que quedan más oscuritos, así que podéis usar la primera tanda con las más "feas" para haceros el cálculo aproximado de tiempo y luego con las siguientes tandas ya sabéis que es 1 minuto menos (en general) que las que ya les habéis quemado las puntas. ¿me explico? posiblemente no, pero cuando os pongáis a hornear os daréis cuenta de lo que os digo y que simplemente hay que estar un poco pendiente (sobre todo las primeras veces) y cogerles "el punto".


- ¿cuanto puedo reciclar una masa? Hay que tener en cuenta que las galletas más perfectas y lisas serán las que hagáis con la primera masa, antes de reamasarla, así que si es para un regalo, pensad bien cuáles recortáis primero. La masa reamasada (como os digo en el punto 14) la podéis reamasar, estirar y cortar hasta un máximo de 3 veces pero pasando siempre unos 15 minutos en la nevera antes de cortarla con el cortador porque sino, no las podréis despegar bien del papel y además no se hornearían correctamente.


Y ya, para acabar esta superexplicación, os dejo una fotillo del regalo que le hice a mi madre el día de la madre para que veías como, sin casi ninguna práctica, puede hacerse un bonito detalle (o al menos a mi me lo parece).

15 comentarios:

  1. Me encantan Marta, pero...creo que mi paciencia no da para esto!! jejejeje, prefiero comermelas!!! Eso si, pedazo explicacion muchacha, es que mira que te explicas bien!!! Un besiño jefa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, que no hace falta tanta paciencia de verdad!
      Además, una vez has comido estas galletas, ya no quieres comer otras (bueno, salvo que te traigan unas escocesas de las de verdad, que no les hago un feo)... es muy fácil: la masa son 5 min, luego si amasas con el rodillo guay se hace en nada, y al día siguiente cortas en cuadrados y no hay que volver a reamasar...
      decorar si que es más entretenido pero lo que son las galletas no es para tanto!
      Va anímate!
      Besitos guapísima!

      Eliminar
  2. Que delicia de galletas,tienen que estar deliciosas,me apuntola
    receta enseguida.
    un abrazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marga!
      Efectivamente parece mentira que con 4 ingredientes tan sencillos puedan salir unas galletas tan deliciosas!
      Besos

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Mer! Me alegro que te gusten!
      Besos

      Eliminar
  4. Buenas, buenísimas !!!! las del día de la madre te quedaron fantásticas Marta, eres toda una galletera, te imagino con el trajín de las bandejas zas zas zas por toda la cocina jaja, eres estupenda!
    Un beso de los grandotes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, pues si la verdad es que ahí trajinas, bandeja paquí, bandeja pallá! jajaja, pero todo es cuestión de cogerle el truco... y si te pones en plan "cadena de producción galletil" salen solas!
      Besos!

      Eliminar
  5. Que estrellas mas perfectas Marta!! Y que bien explicado todo! Me encanta lo bien que lo detallas todo! Así es imposible q a alguien le salgan mal.
    Creo q no me quedara mas remedio que hacerlas muy pronto jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, muchas gracias Alicia!
      La verdad es que me ha quedado una entrada un poco larga pero he intentado explicar lo mejor posible cómo me manejo yo para que si alguien no ha hecho galletas en su vida (yo solo 3 veces) pueda "gestionarse" en la cocina de la mejor manera posible sin necesidad de ir a un curso... espero haberlo conseguido y que te animes a hacerlas! es que además, son un vicio y luego te comes una, te comes otra y así sin parar! jeje
      Besos

      Eliminar
    2. Doy de de que no puedes parar de comerlas😀

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias Laury!
      Me alegro que te gusten
      Besos

      Eliminar
  7. tu explicacion es estupenda para las que estamos empezando como yo,me gustaria saber como conseguiste que no se te quemaran los palos,que le pusiste a las galletas de tu madre.gracias...por tus recetas .....me encantan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      De eso se trata, de que a la gente que empieza le sirva de algo, jejeje, porque los muy "pofesionales" ya tienen sus propios trucos!
      Respecto a lo que me dices del palo, la verdad es que no hice nada especial: yo lo clavé, lo puse en la galleta y lo horneé junto con el resto... sin que tocase las paredes del horno pero no hice nada especial.
      Otra opción es meterles un palillo redondo (el de dientes) y hornearlo con eso para que se quede el agujero, luego lo sacas y en su lugar metes un palo de brocheta largo, pero ahí has de usar pegamento alimenticio para unirlo, sino, la galleta rueda sobre sí misma.
      Ya me contarás
      Suerte y gracias por pasarte!
      Besos
      Marta

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...