domingo, 25 de diciembre de 2011

Polvorones y FELICES FIESTAS

Bueno, lo primero es lo primero y quiero desearos, aunque tarde, unas FELICES FIESTAS! El blog es lo que tiene, a veces tiene muuucho tiempo y hasta prevés las cosas antes de que pasen, y este año, por cuestión de trabajo, ¡me ha pillado el toro!. Entre que la Navidad ha caído sábado y domingo (con lo cual, ni un día de fiesta ni antes ni después) y luego, que no he tenido tiempo de hacer las recetas a priori para testarlas y perfeccionarlas, pues aquí estoy, deseándoos  unas felices fiestas en el último momento (aunque quien tenga vacaciones aun las puede seguir disfrutando) y trayéndoos una receta navideña a más no poder y que además os recomiendo urgentemente que la hagáis, independientemente de que sea Navidad o no.

Son unos polvorones que saqué del blog de Goi, Cocinando con Goizalde. La verdad es que cuando vi la receta pensé: seguro que están buenos, porque son de Goi, pero es imposible conseguir un polvorón auténtico. Pues bien, me equivoqué estrepitosamente: todavía no entiendo cómo una receta tan sencilla puede conseguir un acabado tan perfecto. Increíble. Son, tal cual los polvorones que acostumbro a comer comprados, pero encima con mejor textura y mucho más sanos porque los he hecho yo, en casa y con estas manitas.

En fin, vamos al polvorón (que no al turrón, ese para otro año) que sino, me pongo a contaros y no acabo. Todos los que lo han probado han flipado porque me han dicho: "ostras, si realmente, sabe a polvorón!" jajaja!

Ingredientes (20-25 polvorones, según el tamaño)

  • 300 g de harina
  • 60 g de almendra natural (marcona cruda)
  • 80 g de azúcar
  • 100 g de manteca de cerdo El Pozo a temperatura ambiente
  • una cucharadita de canela
  • una pizca de sal
  • azúcar glas para espolvorear (si se quiere)
  • otros aditivos para cambiar de sabor (ver al final)


Preparación
1. Poner la harina y las almendras en el vaso. Triturar 20 seg V máx. Bajar "el polvillo" con la espátula.

2. Retirar el cubilete y programar 25 min, 100ºC, vel 4 para secar y tostar la harina y las almendras.

3. Extender la mezcla de harina y almendra tostada resultante sobre una fuente amplia para que se enfríe. Es mejor dejarla enfriar de un día para otro, pero si quisiéramos hacerlo en el mismo día, una vez fría, se puede hacer la masa de los polvorones. Solo se van a utilizar 300 g de la mezcla en la receta (el resto lo guardaremos, o si queremos, podemos añadir más manteca de manera proporcional)

4. Sobre el vaso bien limpio y seco, poner el azúcar y añadirle la canela y la pizca de sal. Triturar  30 seg  Vmáx para hacer un azúcar glas con canela.

5. Poner la mariposa en las cuchillas y añadir, sobre el azúcar que ya estaba, la manteca. Batir 30 seg  V3.

6. Añadir  300 g de la harina tostada con almendra del primer paso (ha de estar fría) y amasar 30 seg  V3. Si no se hubiera integrado toda la harina, acabar de mezclar con la espátula. Si la manteca estuviera aún fría, es posible que se os haga una"bola" y que a las cuchillas les cueste trabajar (lo notaréis por el ruido): parad la máquina, levantar la masa que está pegada en el fondo de las cuchillas y seguir amasando, repitiendo este "aligeramiento" si fuera necesario.

7. Extender un papel de film grande sobre la encimera y volcar la masa resultante del paso anterior sobre él.  Compactar la masa con las manos y luego enrollar la masa con el film para hacer un rulo (hacerlo rodar por la encimera, congiéndolo de los extremos, para que quede como un caramelo, con sus “lacitos” a los lados y bien compacto). Meterlo a la nevera al menos 1 h 30m, hasta que se endurezca bien. Si no da tiempo a hacerlo en el mismo día, puede dejarse en la nevera de un día para otro e incluso varios días, siempre y cuando nos aseguremos que está bien cerrado el rulo (yo lo he tenido una semana complicada y ha estado 4 días en la nevera).


9. Tras la estancia de la masa en la nevera, sacarla, desenrollar el film y poner la masa sobre un papel de hornear. Con un rodillo, amasar la masa con movimientos suaves para que se quede una masa de 1 – 1,5 cm. NOTA: no sé a los demás que han hecho la receta pero a mi, al pasarle el rodillo, se me empezó a destrozar el rulo en todas direcciones, QUE NO CUNDA EL PÁNICO. Dejamos el rodillo y, con las manos, lo amasamos suave pero firmemente para que las grietas se unan (yo creo que mi masa necesitaba un poco de amor y calor humano después de tantos días en la nevera). Una vez las grietas ya se hayan unido, volvemos a amasar con el rodillo. Si se nos volverán a hacer girietas, no desistáis, que vale la pena, seguir apretando un poco con la mano por un lado mientras amasáis por el otro.
Para estirar la masa es muy útil tener un rodillo con niveles ya que así os aseguráis que todos los polvorones tengan el mismo grosor, lo cual facilita el horneado y evita que unos se doren más que otros... yo no lo tenía y así pasó: que los más finos (a ojo es muy difícil calcular) se me tostaron un poco por abajo, aunque se han comido igual!

10. Ahora, encender el horno a 150ºC-160ºC (hacerlo antes es tontería porque se tarda un ratito en cortar todos los polvorones, el tiempo justo para que se caliente el horno).

11. Cuando ya tengáis toda la masa del grosor deseado, cortar con ayuda de un cortapastas los polvorones con la forma deseada (en mi caso, redondos y de flor) y los vamos colocando sobre una bandeja con papel de horno, dejamos reposar mientras se va calentando el horno. Los recortes sobrantes de la masa los volvemos a unir, a estirar y a recortar hasta que acabemos la masa.

12. Meter los polvorones a media altura y hornear 10-12 min, 160ºC (según hornos: en el mío con 13 min ya se me tostaron algunos por bajo). Sacar del horno y no tocar los polvorones, dejarlos en la bandeja hasta que se enfríen ya que están muy blanditos. Cuando estén totalmente fríos ya se pueden trasladar, con cuidado, a un plato.

Opcional: una vez bien fríos y si se quiere, espolvorear con azúcar glas  (haciéndolo caer desde un colador, queda mucho más mono).

Consejos de Goi: 
- Aconseja que una vez hechos, los dejéis reposar una noche entera antes de espolvorear con azúcar, puede ser en el mismo horno una vez apagado, cogen más cuerpo.
- Distintos sabores: la canela puede sustituirse por: cacao en polvo (puro, le da más sabor), esencia de limón, ralladura de cáscara de naranja y/o de limón, esencia de vainilla, esencia de almendra, almendra en trocitos, semillas de sésamo, esencia de anís…, etc.

- En caso de que utilicéis aromatizantes líquidos, añadir a la masa una cucharada más de harina tostada con almendra, o sea, los 300 g de harina tostada con almendra + 1 cucharada de la cantidad que sobra para que absorba ese poquito de humedad extra que le aporta el aromatizante (esencia de limón, de vainilla, de almendra, etc…).


Yo creo que ya os he dicho lo buenos y maravillosos que son estos polvorones y lo conseguida que está la receta de Goi, pero hasta que no los hagáis con vuestras manitas, no os lo creeréis (o al menos así me ha pasado a mi).


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Bizcocho de calabacín

Tal y como os comenté muy al principio del blog, cuando hice el bizcocho de calabaza naranja (un bizcocho que además he repetido, lo que demuestra que me gusta), ese bizcocho podía hacerse también con calabacín, y como yo me hago un bizcochito cada semana y de momento los bizcochos de verduras y hortalizas no me han defraudado (de hecho, me han encantado, sino, mirad mi proyecto de cupcakes de zanahoria), pues tenía que probarlo también con calabacín... y eso hice.

Es tan sencillo como sustituir la calabaza naranja por 200g de calabacín: si es de los jaspeados verde amarillentos, puede ponerse con piel (bien lavado) y si es de los verde oscuros, entonces hay que pelarlo, ya que esa piel amarga.
Igual que el otro, la receta la saqué del libro de Cristina Galiano "Mis mejores recetas con thermomix 31", que, como ya os dije, creo que es un libro muy útil para cualquier Thermomixero. Como a mi no me gustan las pasas y al catador no le gustan las nueces, no le puse ninguna de las dos cosas, pero podéis añadírselas justo antes de hornear.


Ingredientes (1 bizcocho bajito)

  • 170g de harina
  • 10g de levadura en polvo (2 cucharaditas de postre)
  • 150g de azúcar
  • 20g de piel de limón (la piel de medio limón sin nada blanco)
  • 200g de calabacín
  • 3 huevos
  • Una pizca de sal
  • 1,5 cucharaditas de canela en polvo
  • 2 cucharadas soperas de Brandy (un chorrito)
  • 70g de aceite de oliva suave o aceite de girasol
  • Podéis añadirle pasas y/o nueces


Preparación

0. Precalentar el horno a 170ºC.

1. Con el vaso bien seco, echar la harina y la levadura y mezclarlas. 30 seg V3. Reservar en un bol.

2. Añadir el azúcar y hacerlo glas. Vel máxima hasta que salga un polvillo blanco por los laterales del cubilete.

3. Añadir también la piel del limón y triturar a V máx hasta que no se vean los trocitos. Bajar todo el polvo con la espátula.

4. Echar el calabacín (pelado) y troceado dentro del vaso y triturarla 1 min V6 o hasta que se haya deshecho y mezclado con el azúcar. Bajar con la espátula todo el triturado.

5. Poner la mariposa en las cuchillas, añadir los huevos y batirlos 6 min V4 (sin temp). Bajar los restos.

6. Retirar la mariposa, añadir la sal, la canela y el aceite y mezclar 10 seg V4. Bajar de nuevo los restos.

7. Añadir el brandy y mezclar con la espátula

8. Añadir la harina-levadura reservada y programar 3 seg V4. Si no se ha mezclado bien, añadir otros 2 o 3 seg V4.

9. Verter la mezcla en un molde (yo usé el de silicona savarín bajo). Si se quieren añadir las nueces y pasas hacerlo ahora: se dejan caer por encima y se hunden un poco en la masa con la espátula.

10. Hornear durante 35 min hasta que lo pinchemos y la aguja salga limpia (a mi me gusta dejarlos con un poco de humedad y que el propio calor que le queda al sacarlo acabe de secarlo). Según la receta original de Cristina Galiano, éste bizcocho de calabacín hay que dejarlo 1h en el horno (los primeros 30 min a 170ºC y los siguientes 30 min a 160ºC: yo lo tuve 25 a 170ºC y 10 a 160ºC). Ella nos dice que el calabacín tiene mucha humedad y por eso no hay que fiarse de que el palillo/aguja salga limpio, sino que hay que dejarlo 1h, si hiciese falta tapado con papel de plata (durante la segunda parte), para que se acabe de secar... pero yo, como os digo, prefiero dejarlo húmedo, aunque es cierto que al sacarlo bajó un poco, pero prefiero esta textura más densa y húmeda que no con mucha altura y seco... ¿me explico?

Bueno, espero que lo hagáis de la textura que os guste más pero que el sabor triunfe tanto como en casa.



sábado, 17 de diciembre de 2011

Pollo al horno con manzanas

Esta es una receta muy sencilla pero no por ello, menos rica.

Es de las que se hacían en casa cuando  no tienes tiempo de estar en la cocina pero te apetece comer bien. Mi madre la hacía con naranja, y yo, que soy un bicho inquieto, la hago con manzana… en cualquier caso, buenísima.




Ingredientes (3-4 raciones)

  • 5 o 6 muslos de pollo con piel
  • 2 patatas medianas
  • 2 cebollas medianas
  • 2 manzanas medianas (yo uso Royal Gala) o 2 naranjas
  • Hierbas provenzales (o tomillo, orégano y lo que os guste)
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 1 bote de cerveza (opcional) o un chorro de vino


Preparación
0. Precalentar el horno a 180ºC arriba y abajo

1. Pelar las patatas, las manzanas y las cebollas y partirlas en gajos (las cebollas y manzanas) y en trozos las patatas.

2. Colocar en una (o dos) fuentes de horno las patatas, manzanas, cebollas y pollo.

3. Echar por encima la sal, las hierbas, un chorro de aceite y la cerveza si se quiere (no es necesario, pero le da un toque muy rico y hace que las patatas queden más blanditas). Si no le ponéis ningún líquido, y al estar "al aire" vigiladlo más no sea que se os quede seco.

4. Hornear durante 1 hora aprox, sacándolo a los 30 min más o menos para comprobar su cocción y darle la vuelta a las piezas si fuera necesario.

Listo.



Nota: si usáis naranja en vez de manzana, no le pongáis cerveza: laváis bien las naranjas con piel, las cortáis en 4 o 6 trozos y las exprimís por encima del pollo. Ponéis los trozos (ya exprimidos) repartidos por la fuente y el resto igual... veréis que gustito tan bueno deja.

Se tarda en preparar lo que se tarda en pelar los ingredientes, luego el horno hace el resto... el resultado a nosotros nos encanta.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Parmentier de patata al parmesano

Sí, ya lo sé, la foto es un desastre, pero a las 11 de la noche, no se me puede pedir mucho más. Al menos el plato vale la pena (y mucho), éste es de los que sabes que vas a repetir (de hecho, yo lo estoy repitiendo, que lo hice hace bastante tiempo, justo al principio de tener la maquieneta).

La receta la saqué de Velocidad Cuchara, donde Vicky lo presenta de una manera espectacular.
Eso sí, allí Vicky propone una salsa boloñesa ligeramente diferente a la que he hecho yo, pero seguro que buenísima también. Luego, ella usa solo parte del puré para montarlo... yo no, lo hago como si fuera una lasaña, así salen más raciones que además, congelan muy bien.

Ingredientes (4-6 personas)
Puré de patata

  • 800 g de patatas para cocer troceadas
  • 400 g de leche
  • Sal al gusto
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • 50g de mantequilla

Salsa boloñesa especial
  • 1 berenjena gordita (300g)
  • 2 zanahorias (100g)
  • 2 cebollas (200g)
  • 2 ajos
  • 50g de aceite y un chorro más para las berenjenas
  • Pimienta
  • Sal
  • 400g de tomate natural triturado
  • 500g de carne picada mixta
  • Media cucharadita de hierbas provenzales

Para gratinar
  • 100g de queso parmesano


Preparación
Puré de patata
1. Colocar la mariposa en las cuchillas. Añadir las patatas, la leche y la sal en el vaso y cocer 30 min  90ºC V1.
2. Retirar la mariposa, incorporar la mantequilla y sazonar con pimienta y nuez moscada. Triturar 30 seg V5-7-10. Reservar.

Salsa boloñesa especial
3. Mientras se hace el puré, ir haciendo la berenjena: lavarla bien y trocearla, a mano, en dados. Poner los dados en un cuenco con un chorro de aceite, remover bien para que se impregne todo. Ponerla en el microondas, con tapa, durante 3 tiempos de 4 min, sacando y removiendo cada vez que acabe el tiempo (cuidado con los vapores y las gotas al levantar la tapa).  Reservar para cuando se haga la salsa boloñesa.

Si se tiene prisa, mientras se hace el puré de patatas en la TM, se puede hacer el sofrito de tomate y carne en la sartén, pero yo no tenía prisa y lo hice todo en la máquina: primero una cosa y luego la otra (podéis invertir el orden: primero el puré y luego la salsa).

4. Poner las zanahorias, las cebollas, los ajos y el aceite en el vaso. Trocear 10 seg V5.

5. Añadir el tomate triturado y sofreír 7 min Varoma V1.

6. Precalentar el horno a 180ºC.

7. Añadir la carne picada, las berenjenas salidas del microondas, la pimienta, la sal y las hierbas provenzales. Remover bien la mezcla con la espátula. Sofreír 16 min Varoma, giro izq, Vel  cuchara.

8. Una vez se tenga la salsa boloñesa, proceder al montaje: en una fuente de horno poner la salsa boloñesa. Cubrir por encima con el puré de patata reservado. Espolvorear con el queso rallado por encima.

9. Hornear durante 10-15 min. Al acabar el tiempo, gratinar 5 min. Dejar templar y servir.

Después de ver mi foto, dudo si esto es aún menos fotogénico que las espinacas a la crema… pero bueno, creo que la culpa es mía, soy un desastre, ya lo sabéis. Vosotros id al enlace de Velocidad Cuchara y veréis qué bien le quedan las fotos a Vicky. De mi fiaros del sabor: delicioso, de verdad, y cuanto mejor sea el quesito, más rico está el plato.

martes, 13 de diciembre de 2011

Mi primer premio: best blog desde La mesa está puesta

Hola!

Hace unos días, Laura, del blog La mesa está puesta, me hizo entrega de un premio... mi primer premio, qué ilusión!! Es un blog que tiene más o menos la misma edad que el mío, así que, van de la mano, jeje... Muchas gracias guapa por acordarte de esta "dominguera cocinera".

Pues bien, en ese premio has de contar un poco sobre tí (y por eso he tardado tanto en publicarlo, porque quería contestarlo bien), y así los bloggers y los seguidores, nos conocemos un poco más, así que vamos a contestar las preguntas que nos hacen.



  1. Mi canción favorita: pues la verdad es que tengo varias, como la canción de la BSO de Armageddon, cantada por Aerosmith, muchas, innumerables, de Alejandro Sanz, de Robbie Williams, o de un autor menos conocido como Rufus Wainwright, pero si hay una que realmente me encanta y me pone la carne de gallina siempre que la oigo es una antigua: American Pie de Don McLean.
  2. Postre favorito: ¡ay! si solo fuera uno.
  3. Qué me molesta: el ruido innecesario.
  4. Cuando me molesto: cuando alguien miente intencionadamente (que no mentiras piadosas)... bueno, eso, entre otras cosas.
  5. Mi mascota favorita: siempre ha sido mi perra Fosca, y ahora que no está, tengo debilidad por Moka, la perra que no me pude llevar de casa de mi madre.
  6. Blanco o negro: Blanco, siempre positivo, nunca negativo ;).
  7. Mi mayor temor: con la que está cayendo, ¿para qué preocuparse más? lo malo llegará solo.
  8. Mayor rasgo: Mi fuerza de voluntad (mucha gente lo dice) y... mi mala leche, jajaja ... hay que buscar para encontrarla, pero el que llega hasta ella, se acuerda.
  9. Actitud de todos los dias: Vivir lo más feliz posible.
  10. Qué es la perfección: imposible.
  11. Animal favorito: Perro.
  12. Número favorito: el 4, el día que nací.
  13. Perfume que estoy usando: Donna Karan NY (la manzana verde)
  14. Prefieres recibir regalos: cualquier cosa que muestre que se han acordado de mi, me encanta... ¡hasta lo más pequeño!
  15. Ultimo día que usaste sombra: sombra? pero esa no me sigue todos los días?
  16. Día de la semana favorito: sábado y domingo!! sí, son dos
  17. Tienes la uñas pintadas hoy:  pintadas y descascarilladas... no hay tiempo para todo!
  18. Mi pasión: decir una sola sería mentir: el mar, la moto, bucear, los Alpes, Cabo Norte, los glaciares, la montaña, NY, cocinar, comer, reír y por supuesto... una buena cervecita en la mejor compañía 

Y así ya me conocéis un poco más


Y ahora viene lo peor: darle el premio a 15 blogs, con todos los que hay, va a ser imposible...


Cook and spoon de Pilar
El rinconcito de Vir y Mar de Virginia Y Mar

Nina's kitchen de Olga
Sa tita Cris de Cristina 



Y la mención especial del jurado es para:


Esta sección de la mención especial me la he inventado yo, al vuelo, pero es que son 4 blogs/recetarios impresionantes, cada uno a su manera pero cada uno con una genialidad particular... y no los podía dejar fuera.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Natillas de chocolate

Después del éxito que tuvieron las primeras natillas, las blancas, no podía quedarme sin probar las de chocolate. La receta la había visto hacía un montón de tiempo en un blog estupendo y al que le tenía mucho cariño, el blog de Sa Tita Cris. Y cuando digo que le tenía mucho cariño era por dos razones: Cristina es mallorquina (igual que mi abuela) así que el ver ciertas recetas que publica me traen recuerdos de la cocina de mi abuela (y el tenerlas adptadas a la maquineta es un lujo) y además porque Cristina hace las recetas con mucha dedicación, “se lo curra mucho” y eso se nota, a mí me encanta lo bien que lo explica todo y cómo le queda… pero bueno, ahora le he conocido en vivo y en directo y tengo una tercera razón para que me gusta: es un solete, muy muy maja, así que Cris, sabes que ahora más que nunca, soy tu fan ;).

Por otro lado, ésta receta no tiene ninguna complicación ni hace falta casi explicación, así que, de mi parte y de la de Cris, hacedlas y triunfaréis.

Ingredientes (para 4-6 natillas)
  • 50 g de chocolate (el que más nos guste, yo usé la tableta de postres)
  • 500 g de leche
  • 35 g de azúcar
  • 15 g de maicena
  • 1 huevo (opcional, yo se lo puse)


Nota 1: las cantidades originales eran con 20 g de azúcar y 20g de maicena pero a mí se me fue la mano con el azúcar y le eché un poquito más… pero no estaban para nada empalagosas, así que, si queréis ponedles 35 o 20, como queráis. Lo de la maicena fue para que no se quedaran como un quesito de densas.
Nota 2: como véis, pongo para 4 o 6 natillas: si sois muy golosos (o son para merendar), repartid en 4, sino (o son como postre), en 6.

Preparación
1. Poner el chocolate en el vaso y  dar unos golpes de turbo (posición vaso cerrado). Luego triturar 10 seg V7.

2. Colocar la mariposa en las cuchillas e incorporarel resto de los ingredientes (añadir el huevo si se quiere). Cocer  7 min 100º V2 1/2.

3. Repartir en vasitos y dejar enfriar fuera de la nevera, luego meterlo en la nevera tapado hasta que se vaya a comer.

4. Podéis decorar con virutas de chocolate o crocanti de almendra.

Listas para disfrutar.

Estaban riquísimas, aunque confieso que a mí personalmente me gustaron más las natillas clásicas, en cambio al catador, le gustaron más éstas… así que como para gustos están los colores, tenéis que hacer las dos y elegid vuestra preferida.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Calabacines rellenos y pasta "boloñesa" 2x1


Hoy os traigo un receta de las de “publicar urgentemente”. Tanto al catador oficial como a mi, nos encantó, así que son de las que hay que transmitir.
Se trata de unos calabacines rellenos que leí en el libro de la grandísima Cristina Galiano, Mis mejores recetas con TM31, pero que, como siempre, yo la adapté en función de los gustos y de lo que teníamos en casa.
Por ejemplo, la receta original llevaba anchoas, y eso es un ingrediente prohibido para uno como el que tengo en casa, los “nomegustaelpescadonilasespinas”, así que las eliminé de la receta… y luego lo que hice fue una estrategia que uso muchas veces: para aprovechar que hago una receta elaborada, hago más cantidad de salsa y luego te sirve para acompañar una pasta o arroz con una “boloñesa diferente”, así que aumento un poco las cantidades de todo y así me cunde el doble la receta.

Vamos a ello que sino, me enrollo y no os la cuento. Por cierto, no os asustéis por el texto que es más largo de contar que de hacer.

Ingredientes (2/3 raciones los calabacines + 4 el resto de relleno con pasta o arroz)
  • 800g de calabacines de la variedad verde-amarillenta (si son de los otros no pasa nada). Elegirlos de un tamaño que quepan en el Varoma, mejor abajo, en el recipiente
  • Queso emmental para espolvorear (100g aprox)
  • 60g de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo
  • 150-200g de cebolla (una gordita)
  • 260g de pimiento rojo (un pimiento)
  • 400g de tomate natural triturado
  • Pimienta (si se quiere)
  • Media cucharada sopera de sal
  • Una cucharadita de azúcar
  • Tomillo, orégano y nuez moscada
  • 400g de carne picada mixta
  • 60g de jamón serrano en trocitos



Preparación
1. Si no tenemos el queso rallado, hacerlo lo primero: yo uso una mezcla de gouda y emmental: ponerlo a trozos en el vaso, posición vaso cerrado y trocear con golpes de turbo hasta que se quede del tamaño deseado. Sacar del vaso y reservar. Limpiar bien el vaso con una espátula y con un poco de papel de cocina (no es necesario fregarlo).

2. Poner el aceite en el vaso y calentar durante 5 min Varoma V1. Mientras tanto, proceder con el siguiente paso.

3. Pelar los ajos, la cebolla y limpiar los pimientos (eliminando los nervios y quitando las pepitas). Cortar las cebollas y el pimiento en trozos de tamaño parecido.

4. Cuando el aceite ya esté caliente, echar los ajos, la cebolla y el pimiento en el vaso y trocear 4 seg V5 (no más, ya que sino, se quedará como un puré y lo queremos troceado). Bajar los restos con la espátula. Sofreír las verduras 7 min Varoma V1.

5. Lavar bien los calabacines, quitarles los extremos y partirlos longitudinalmente por la mitad y ponerlos sobre el recipiente varoma con la carne para abajo y la piel para arriba. Previamente, haber engrasado con aceite de oliva y un pincel el recipiente Varoma y los calabacines por la parte del corte. Si no cupiesen en el recipiente, usar también la bandeja Varoma, pero dejar ahí los calabacines más pequeños (ya que llega menos el vapor). Tapar el Varoma con su tapa y reservar.

6. Añadir el tomate, la sal, la pimienta, el azúcar, el tomillo, el orégano y la nuez moscada y freír 22 min Varoma V1. En cuanto empiece a salir vapor por el cubilete (2-3 min), poner el Varoma en su posición. Al acabar el tiempo de cocción, comprobar que los calabacines estén al dente (según Cristina Galiano no es necesario hacerlos más), y si fuera necesario, programar 2 o 3 minutos más. Al acabar el tiempo, retirar el Varoma, ponerlo sobre papel de cocina porque va a escurrir y abrirlo para que se enfríen los calabacines.

7. En cuanto los calabacines no quemen, vaciarlos con un sacabocados o con una cucharilla de postre dejando medio cm de carne junto a la piel (para que conserven la forma de barca). Poner la carne del calabacín en un plato y apretarla un poco para que suelte el líquido. Asímismo, escurrir el agua sobrante de los calabacines.

8. Echar la carne del calabacín escurrida en el vaso, sobre el sofrito, y trocear 3 seg V4.

9. Precalentar el horno a 170ºC para que coja temperatura.

10. Añadir la carne picada y los trocitos de jamón sobre todo el sofrito, remover bien con la espátula para que se desmenuce la carne (que suele venir compacta) y se mezcle bien con la salsa. Cocer 9 min Varoma, giro izq, Vel Cuchara. No importa que la carne quede un poco rosada ya que luego, en el horno, se acaba de hacer.

11. Al acabar el tiempo comprobar que la salsa esté lo suficientemente reducida (espesa) como para rellenar los calabacines. Si no fuera así, programar 2 min Varoma V1 sustituyendo el cubilete por el cestillo encima de la tapa para que evapore líquido sin salpicar.

12. Poner los cuerpos de los calabacines en una fuente refractaria, apta para el horno. Colocarlos de manera que unos se sujeten con otros ya que sino, al rellenarlos pueden inclinarse y volcar todo su relleno. Rellenarlos con parte de la salsa  que tenemos en el vaso (procurar escurrir un poco la salsa para que no le pongamos mucho líquido a los calabacines). Espolvorearlos con queso rallado por encima.

13. Hornear durante 10 min con el grill encencido para que se acaben de hacer y se dore el queso.

Y ya están listos para comer y disfrutar: para nosotros, estaban deliciosos.

Pasta con boloñesa especial (Receta 2x1)

Como os habrá sobrado una cantidad considerable de salsa (relleno), podéis congelarla o meterla en la nevera en una fiambrera. El día que queráis darle uso, solo hay que hervir 300-400g de pasta, calentar la salsa y echarsela por encima, acabando de rematar con un poco de queso rallado si queréis. Os quedará una boloñesa especial y muy sabrosa. En el tiempo de hervir la pasta habréis solucionado la comida de una manera espectacular (o al menos a mí me lo parece).




domingo, 4 de diciembre de 2011

Bizcocho de chocovino (megamagdalena)


Aquí tenéis otra entrada especial (de hecho, no pensaba publicar nada dulce en unos días... pero la causa lo merece, he hecho un extra y lo he metido "de estrangis"). El motivo de esta receta es la celebración de los 12000 miembros del grupo Cocinar con Thermomix, que sabéis que me encanta, no solo porque lo lleva la gran Rosa Ardá, creadora de Velocidad Cuchara, sino porque es un grupo donde todo el mundo comparte sus recetas, sus blogs y se ayuda: ¿que alguien tiene una duda?, pues enseguida sale alguien para solucionarlo. ¿Qué alguien quiere comprar algo y no sabe donde? También hay alguien que te diga donde… en fin, una maravilla de grupo.


Y algo así pasó con este bizcocho. Rosa lo publicó en VC y poco después llegamos a los 12000 miembros, así que se propuso que llenáramos nuestras casas y trabajos de bizcochos “chocovino” que es como le bautizaron, ¿pero qué pasa? Pues que yo no quería hacerlo con colacao o nesquick… soy así de cabezona. A mi me encanta el sabor del caco puro valor pero tenía mis dudas sobre cuánta cantidad sería la ideal o si tendría que sustituir o compensar con harina o azúcar (la receta original lleva 200g de nesquick y poner eso de cacao puro es demasié). La cosa fue que lo pregunté en el grupo y vino la avalancha de respuestas: gente que lo había hecho con 200g de cacao, otros que habían puesto solo 50g de cacao y lo demás igual, otros que decían que había que compensar con más azúcar… y al final hice un “mix” de todo: subí la cantidad de azúcar (a 270g en vez de 200g) y puse 60g de cacao puro (una cantidad parecida a lo que había puesto en el bizcocho almendrado de claras con chocolate). Y manos a la obra me puse (el cambio en el resto de ingredientes  fue accidental, jajaja, no me lo creo ni yo... lo siento, es que se me va la mano y lo cambio todo).

Ingredientes (molde de 1,5l)

  • 4 huevos L
  • 270g de azúcar
  • 180g de mantequilla a temperatura ambiente o fundida suavemente en el microondas
  • 100g de vino tinto
  • 60g de cacao puro en polvo (Valor)
  • 210g de harina
  • 1 sobre de levadura Royal
  • Azúcar glass para decorar.

Preparación
0. Precalentar el horno a 180ºC.

1. Poner en el vaso los huevos y el azúcar. Batir 2 min V2.

2. Añadir la mantequilla y batir 1 min 37º V3.

3. Verter el cacao junto con el vino y mezclar 10 seg V3.


4. Añadir la harina con la levadura y volver a mezclar 10 seg V3.  Acabar de envolver con la espátula.

5. Verter la mezcla en un molde previamente engrasado

6. Hornear a 180ºC 40-45 minutos (yo le pongo ventilador) hasta que pinchéis con una aguja y salga limpia (o casi, a mí me gusta que se queden un pelín húmedos). No abrir nunca el horno con un bizcocho antes de los 20-25 min de horneado.

7. Unos 10 min después de sacarlo del horno, desmoldar y dejar enfriar sobre la rejilla en una zona donde no hayan corrientes.

Cuando esté frio, espolvorear con azúcar glass para decorar.

De-li-cio-so.
Si no llega a ser porque se me ha tostado un poco en la superficie (últimamente mi horno y yo nos llevamos un poco mal), no le habría encontrado ninguna pega.

¿se nota el vino? mmm, a ver, se nota un "toque" diferente, pero si no te lo dicen, no se nota que es vino... y creo que no emborracha :p. Animaros a hacerlo y me contáis.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Pasta con salmón y queso fresco


Como veo que os está gustando mi nueva vena pescatera, aquí vamos con otra receta de pescado y que la aceptan los tiquismiquis. No me dijo “delicioso” como con el pescado con salsa de pimentón, pero se comió el plato bien a gusto (con una cervecita, me dijo) y de los que me deja repetir: mi traducción “he triunfado con el pescado”.

Esta receta la saqué del blog Webos  Fritos, que junto con Velocidad Cuchara, para mi es “el blog”. Las fotos son preciosas, las recetas buenísimas, pero además, tuve la suerte de conocer a toda la familia Webos en la firma de libros en Valencia y es que son un encanto desde la más pequeña a la más mayor (pasando por su único miembro masculino y fotógrafo, que no se me olvida). Con esa plantilla, normal que les salgan buenas las recetas:  no podía ser de otra manera.

La foto de hoy… pues vamos a ver, “compitiendo” con ellos no hay nada que hacer, así que por más que lo intentara no iba a conseguir nada decente, así que me fui a lo sencillo, si, no nos vamos a engañar, que una a veces no tiene tiempo ni imaginación para hacer algo con un poco de gracia. Me sabe mal estrenarme con los Webos con esta foto indecente... pero ya me resarciré otro día ;).

Y bueno, con el permiso de Su, he cambiado un poco la receta, que sino, no soy yo (ya lo sabéis), pero la base es la misma: he añadido un poco más de cantidad de casi todo, he cambiado el queso fresco por queso fresco de cabra (que me encanta) y he eliminado los guisantes porque son superiores a mi… pero bueno, creo que no ha sido para tanto, ¿verdad?

Vamos a ello a ver si me da el visto bueno (de la foto no, ya lo sé, jeje).

Ingredientes (4 raciones)
  • 400 g de pasta
  • 350 g de salmón fresco
  • 250g de  queso fresco de cabra
  • 1 diente de ajo pelado y laminado
  • Aceite de oliva
  • 200 gr de nata líquida para cocinar
  • Sal
  • Pimienta


Preparación
1. Poner agua a calentar en una olla o cazuela grande. Cuando empiece a hervir, echar media cucharada sopera de sal y un chorro de aceite de oliva. Echar la pasta y cocerla durante el tiempo indicado. Cuando acabe, escurrirla y ponerla en un cuenco con otro chorro de aceite removiéndola bien para que no se pegue. Reservar. Mientras se cuece la pasta, vamos preparando el resto de la receta.

2. Poner en una sartén dos cucharadas soperas de aceite de oliva. Calentar al máximo y cuando esté caliente el aceite, bajar la temperatura y poner el diente de ajo. Cuando esté doradito, retirar el ajo. Simplemente es para dejar el sabor.

3. Lavar y secar el salmón con un papel de cocina. Si tenéis tiquismiquis detectaespinas, retirarle la piel al salmón y con ella, las espinas (solamente las encontraréis en la parte interior del filete hay que ir tocando suavemente y luego estirar o apretar, como cuando se nos clava una pincha). Una vez desespinado, cortarlo en dados.

4. Saltear el salmón en la sartén donde hayáis frito el ajo y espolvorearlo con una pizca de sal y pimienta molida (con que se ponga pálido es suficiente ya que luego estará más tiempo con el resto de ingredientes).

5. Añadir la pasta ya cocina y escurrida y saltearlo  todo ligeramente.

6. Añadir la nata líquida y dejar que espese un poco.

7. Añadir el queso fresco cortado en dados. Remover un poco y rectificar de sal si fuera necesario necesario (no lo dejéis mucho tiempo porque el queso fresco empieza a fundirse).

8. Y ya está listo para disfrutar y sorprender con un plato que lo tiene todo: completo y buenísimo.

Me gustó tanto que ni siquiera le puse queso rallado (que yo se lo echo a todo!)

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Pseudobrownie delicioso de chocolate


Lo primero: el por qué del nombre. No es un brownie porque no lo “venden” como tal, pero por todo lo demás, parece un brownie, y si le hubiera puesto nueces, ni os cuento.


La receta la saqué del libro de Cristina Galiano, Mis Mejores recetas con TM31 y la verdad es que, aunque me pasé un poquito con el horno (me hubiera gustado que quedase más mojadito y la verdad es que me dio un poco de rabia) de sabor estaba espectacular, y todos los que lo probaron, dan fe de ello.
Como siempre, le he hecho un par de cambios, pero uno de ellos es la temperatura de fundir el chocolate y la mantequilla, a 50ºC como recomendaba la receta no se me fundía nunca.


Ah, y que no se me olvide, con esta receta participo en el 7º reto de Velocidad Cuchara: todo chocolate. Para el que no sepa cómo funcionan los retos: Rosa nos propone una temática, y nos ponemos todos como locos a hacer recetas, se las enviamos y luego hace un libro chulísimo y descargable en pdf en el que estan las recetas de todos los participantes, ¿mola, eh?

Ingredientes
  • 180g de bizcochos de soletilla blanditos
  • 200g de chocolate puro (usé el 70% cacao)
  • 120g de mantequilla blanda
  • 150g de azúcar
  • 4 yemas
  • 4 claras
  • Una pizca de sal
  • Un molde bajito de vidrio o cerámica de 27 cm de diámetro
  • Para decorar y servir: azúcar glas, crocanti de almendras, avellanas…

Preparación
0. Si vais a hacerla en horno, precalentar el horno a 170ºC.

1. Volcar los bizcochos en el vaso y triturarlos a Vmax hasta que queden reducidos a miguitas. Reservar.

2. Echar el chocolate a trozos en el vaso. Dar unos golpes de turbo (posic vaso cerrado) y luego rallar a V5-7-10 hasta que quede hecho polvo.

3. Añadir la mantequilla blanda y fundir ambos ingredientes . 3 min 80ºC V2.  Si fuese necesario, programar 30 seg o 1 min más, pero no creo que haga falta.

4. Añadir el azúcar y las yemas y mezclarlas . Unos segundos V3.

5. Añadir los bizcochos y mezclar de nuevo. Programar V4 e ir mirando por el bocal hasta obtener  una mezcla uniforme (unos 10seg). En el primer momento tener el cubilete puesto por si salpica. Reservar esta mezcla en un bol grande,  vaciando totalmente el vaso.

6. Fregar y secar muy bien el vaso porque vamos a montar las claras.

7. Poner la mariposa en las cuchillas, volcar las claras y añadir la pizca de sal. Programar 6 min V3. En este tiempo quedarán perfectamente duras.

8. Sobre la masa restante que la tendremos en un bol, ir añadiendo poco a poco las claras montadas e ir incorporándolas con un tenedor hasta que las dos masas queden totalmente integradas. Volcar esta mezcla en el molde elegido, de 27 cm de diámetro. Alisar la superficie con la espátula para que todo quede al mismo nivel.

9. Ahora tenéis dos opciones:
9a. Si lo hacéis en el horno, hornearlo durante 20 min, hasta que lo pinchéis y esté húmedo por dentro (yo lo tuve 25 que es como recomienda y se quedó casi seco)
9b. Si lo hacéis en el microondas: ponerlo a 600W 4 min. Dejarla 5 min de reposo y programar otros 3 min a 600w. Yo no sabía si tenía que ser tapada o son tapar ni tampoco sé los W de mi microondas, por eso opté por el horno.

10. Cuando acabe el tiempo, dejar enfriar (lo que hace que se termine de cuajar) y luego recubrir con papel de film y guardar en la nevera unas horas.

Cuando la vayáis a comer, sacar con una media hora de antelación y espolvorear con azúcar glass y unas almendras o avellanas tostadas y molidas (yo usé crocanti de almendras)

Queda sumamente buena, efecto brownie, y vas cogiendo trocitos sin enterarte… tiene un peligro...¡ya estoy pensando en volverla a hacer!

lunes, 28 de noviembre de 2011

Tarta de galletas y chocolate para cumpleaños

Esta es una receta que sirve igual para hacer una tarta grande de cumpleaños (para niños y no tan niños), como para hacer un postre “monodosis” en platos individuales.

Os cuento: yo la hice para celebrar el cumpleaños de mi hermano, que le dimos una sorpresa y yo llevaba la tarta, lo que pasa es que monté la tarta por la noche y, como todo lo que hago con gente, no lo había probado antes, así que pensé que mi tartita monodosis era una buena manera de darle el visto bueno y aprobación antes de presentarla ante el público... pues me encantó cómo quedó, así que os dejo las indicaciones para hacer ambas cosas.

Como siempre os digo de dónde saco la receta, ésta vez fue de una compañera del trabajo, Ana, la habían hecho unos amigos suyos el día de antes y nos contó lo que le gustó y cómo la habían hecho. Nosotras toamos nota y el fin de semana siguiente, las dos Martas del trabajo, la estábamos haciendo: ella para su hija de 5 años y yo para mi hermano de 33.

Ingredientes para 25-30 raciones (si llega!)
Para la tarta
  • 1 paquete de galletas rectangulares (las Rio de toda la vida, 800g aprox)
  • 1 bote de Nutella (400g)
  • 1 litro de nata para montar fría (35% MG) y además, meterla 10-15 min antes en el congelador.
  • Leche fría

Para la cobertura
  • 200g de chocolate fondant
  • 200g de nata para montar
  • 100g de mantequilla sin sal
  • (Lacasitos, nata montada o trufa para decorar)

Preparación
La tarta
1. Preparar la bandeja (para la tarta, ha de caber en la nevera) o los platos (para el formato individual) donde vayamos a montarla y presentarla. Una vez allí, debido a la “inestabilidad” del conjunto, será difícil cambiarlo de sitio, salvo que conozcáis algún truco (yo no).

2. Preparar un plato hondo o cuenco (un poco más grande que una galleta) con leche fría. Si fuera necesario, se rellenará.


3. Montar la nata. En TM31: con el vaso limpio, seco y a temperatura ambiente o frío (nunca caliente),  poner la mariposa en las cuchillas y verter medio litro de nata. Programar V3y ½ sin tiempo ni temperatura. En cuanto cambie el sonido de la máquina (25-30 seg), pararla, recolocar la nata sobre la mariposa y volver a programar V3 y ½ (unos 10-15 seg). Debe estar ya montada, si no fuera así, programar unos segundos más a la misma velocidad. Verterla en un cuenco.

4. Sobre esta mitad de la nata montada, verter medio bote de nutella.


5. Repetir la operación (paso 3) con el medio litro de nata restante, que se echará sobre la nata con nutella y acabar vertiendo encima la nutella restante.

6. Con una espátula y realizando movimientos envolventes, suavemente, integrar la nata con la nutella hasta que esté de un color marrón clarito precioso y uniforme. Revisar bien para que no queden zonas con nutella densa sin integrar. Reservar.

7. De manera individual, con cada una de las galletas: mojar en la leche fría, vuelta y vuelta, un segundo por cada lado, no más, escurrir el excedente de leche (las gotitas).


7.1. Formato individual: colocar una galleta en cada plato, plana.
Sobre ella, colocar una capa de la mezcla de nata y nutella (espesa, tiene consistencia y no debe chorrear por los lados).
Repetir la operación galleta-mezcla tantas veces como altura deseada (6-8 pisos es lo habitual). Se pueden partir galletas para que no quede tan uniforme. Al montar las capas, se le puede dar cierto giro a las galletas, para que no queden en recto hacia arriba. Acabar con galleta o trocitos de ésta.
Meter en la nevera y dejar enfriar al menos 1 hora.

7.2. Si se deseara hacer el formato tarta, el procedimiento es el mismo, con la diferencia que se pondrá una capa de galletas bien juntas sobre la bandeja (de 4x6 galletas por ejemplo) y sobre ella se extenderá toda una capa de nutella y nata. Así dará para 6-7 pisos. En este caso, acabar con una capa de galletas y dejar uniformes los laterales usando la mezcla que sobresalga (o un poco extra si hiciese falta). 
Meter en la nevera al menos 1 hora. Si se han puesto bien las capas, no debe desmoronarse hacia ningún lado excesivamente: aguantará perfectamente y se hará un “bloque”. En cualquier caso, antes de la cobertura, se puede empujar con una pala o espátula, las galletas rebeldes hacia dentro.





La cobertura
8. En un cazo poner el chocolate de cobertura a trozos, la nata líquida y la mantequilla. Poner a fuego suave e ir removiendo y vigilando constantemente para que no se queme el chocolate (estropearíamos el sabor). Una vez esté integrado y homogéneo, ya se puede usar, en caliente para cubrir la tarta.

9.1. En la versión monodosis, dejarlo caer suavemente en el centro de la “torre” como un hilo y dirigirlo para que queden cascadas de chocolate en todas direcciones. Ya está listo para servir.


9.2. En la versión tarta, dejar caer el chocolate sobre una espátula o cuchara que estará sobre la tarta (para que caiga más suavemente). Echarlo principalmente en las zonas centrales mientras que se va extendiendo. Verter también sobre los laterales o “paredes” de la tarta. Con una espátula o utensilio de allanar, extender el chocolate, si fuera necesario, por las zonas donde no ha llegado por sí mismo. Intentar no manipularlo ni extenderlo demasiado por la superficie ya que luego quedan “huellas”. Cubrir bien los laterales para que no se vean las capas. Meter en la nevera hasta que se endurezca el chocolate (y desgraciadamente pierde un poco de brillo). Puede estar toda la noche.

10. Proceder, si se quiere, con la decoración con lacasitos, nata montada, trufa o lo que elijamos.

Es una receta muy sencilla pero con un éxito escandaloso. Espero que os guste tanto como a nosotros y no hay que confiarse con lo de “30 raciones” porque si es para una merienda, más de uno se llevará una porción de 2 galletas, lo aseguro.

Notas importantes:
  • No usar las galletas rectangulares marca hacendado ya que muchas salen rotas, comprobado.
  • No usar la nata montada que venden en la zona de helados en verano, ésa es más difícil de integrar con la nutella.
  • Si es para un público cafetero, la leche fría del embebido de las galletas puede sustituirse por un café cargado (hacer medio litro aprox).
  • No preguntéis sobre si se puede usar nocilla en vez de nutella. Esto es como "una cocacola por favor" "tenemos pepsi" "ah, pues no, gracias, un agua", lo mismo. Yo soy fan de nutella (aunque también me gusta la nocilla) y pienso que ese gustito tan bueno de avellanas de la nutella es lo que hace especial a la tarta. Si queréis usar nocilla, no hay problema, usadla, pero yo negaré en todo momento haber dicho esto.
  • Obviamente, si no tenéis TM, podéis montar la nata con varillas, como toda la vida.


Lo dicho, espero que os guste, y triunféis con todos los públicos.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Pastel de merluza y gambas

Aquí tenemos otra receta de las de “se acabó el no comer pescado”. Como ya os dije, esto va a ser poco a poco, con unos pescados no muy fuertes, así que, tenía unos filetes de merluza en el cogelador que los había usado para comer en guiso y sabía que eran bastante suaves, y para allá que me he ido con ellos y con la receta.
La receta la saqué de Thermorecetas, de una de sus nuevas colaboradoras. Yo, como siempre, le he dado mi toque personal, adaptándola también a lo que tenía en casa.

Se tarda más de contar que de hacer: así que es un plato perfecto para cuando no tienes tiempo pero no quieres comer la típica pasta.


Ingredientes (6 raciones)
  • 3 puerros, solo la parte blanca (230g)
  • 40g aceite
  • Sal
  • 200g nata  fresca
  • 4 quesitos tipo el caserío (o 50g de queso cremoso tipo philadelphia)
  • 3 huevos
  • Perejil y orégano
  • Queso emmental y parmesano rallado
  • 300g de merluza (yo usé filetes congelados ya descongelados)
  • 70g de gambas crudas

Preparación
0. Precalentar el horno a 180ºC. Si no tenemos el queso rallado, hacerlo ahora: poner los trozos de queso en el vaso, dar unos golpes de turbo y luego rallar a V5-7-10 hasta que esté del tamaño deseado.

1. Poner la parte blanca de los puerros en el vaso y trocear 5-10seg V4, hasta que queden del tamaño deseado. Bajar los restos con la espátula.

2. Añadir el aceite y la sal y sofreír 15 min 90ºC V1. Mientras tanto, ir cortando a trocitos pequeños la merluza y las gambas.

3. Añadir la nata, los huevos, los quesitos y el orégano. Batir 8-10seg V3. Verterlo todo en una fuente de horno (tipo quiche).

4. Poner por encima la merluza bien repartida y las gambas. Sumergirlo bien en la mezcla de huevos, nata y puerro.

5. Espolvorear por encima con perejil picado, los quesos rallados y un chorrito de aceite.

6. Hornear hasta que esté dorado y cuajado por dentro.


Suave y delicioso, y las gambas le dan un toque buenísimo. Hasta al catador le ha gustado.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Natillas caseras


Desde el principio de los tiempos de tener la TM, tenía yo ganas de hacer unas natillas. Realmente, ya las había hecho pero no me acuerdo de dónde saqué la receta, pero sabían más a arroz con leche que a natillas, así que como no fue muy acertado el experimento, las tenía un poco vetadas en casa.

Por fin, llegó el momento de romper el silencio, tenía que volver a intentarlo. Todo el mundo en el grupo de facebook hablaba de lo buenas que estaban las natillas de Velocidad Cuchara y de lo rápido que desaparecían en casa, pues era cierto: este postre lo tiene todo: es casero, ingredientes naturales, se hace en 10 min y desaparece en otros tantos (o menos). Si no fuera porque tiene que enfriarse, creo que no llego ni a servirlo en los cuencos.
  
Ingredientes (para 6 cuencos)
  • 120g de azúcar
  • 4 huevos medianos
  • 600g de leche (sirve la semidesnatada)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para decorar
  • Canela en polvo
  • Virutas de chocolate
  • Galletas maría o napolitanas (de canela)

Preparación

1. Verter todos los ingredientes en el vaso y programar 8 min 90ºC V4.


2. Servir en los cuencos  y dejar enfriar (primero a temperatura ambiente y luego en nevera, tapadas).

3. Una vez frías las natillas, decorar con lo que más nos guste: virutas de chocolate, canela en polvo, galletas, o todo junto (como hace mi catador). Yo me quedo con las galletas napolitanas y la canela. Buenísimas.


Notas:
  • Hay quien, cuando acaba el tiempo, programa 30 seg V6, para evitar que se corten. Dicen que funciona, aunque yo no lo hice y no se cortaron.

  • Realmente yo llené 8 cuencos como los de la foto, pero están tan buenas que se luego, las raciones se me quedaban cortas, además, después de ponerlas en el cuenco calientes, bajan un poco el nivel.

  • No sé cuánto tiempo aguantan bien en la nevera porque en 3 días desaparecieron. Corre una leyenda urbana que duran hasta una semana, pero yo no me la creo: imposible.



sábado, 19 de noviembre de 2011

Bizcocho de claras con chocolate


Parece una receta muy simple, ¿verdad? Pues yo no sé qué tiene, si serán las claras, la mantequilla o las pepitas, pero el sabor es delicioso y hasta me ha sorprendido cuando lo he probado.
Lo había hecho con la intención de aligerar un poco el almacenaje de claras en el congelador y más atraída por el aspecto de la foto de Rosa (de Velocidad Cuchara) que por los ingredientes… pues bueno, como os digo, delicioso. Eso sí, se me ha quemado un poquito por arriba y además, algunas zonas se me han roto al desmoldarlo (como puede verse en la foto)… pero es que la verdad es que ese molde y yo vamos 2 a 1, gana él… a la próxima voy a por el empate. Yo que ya pensaba que le había ganado, pues no… ya os contaré cómo se desarrolla la partida. El molde es el equivalente a éste (pinchad), pero en vez de ser de Lekué, es del LIDL, yo, de momento, no lo aconsejo.

Ingredientes (para 1 bizcocho tipo bundt)
  • 120g de azúcar
  • 6 claras de huevo (sirven las congeladas)
  • Un pellizco de sal
  • 75g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 140g de harina
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 50-100g  de pepitas de chocolate

Preparación
0. Precalentar el horno a 180°.

1. Poner el azúcar en el vaso. Pulverizar 30 seg V10. Reservar.

2. Pesar la harina sobre un plato y reservarla a parte echándole la levadura y removiéndola bien.

3. Asegurándonos que el vaso está bien limpio y seco, colocar la mariposa en las cuchillas y añadir las claras y la sal. Montarlas 6 min V3 1/2. Reservar

4. Con la mariposa puesta, echar la mantequilla blanda y el azúcar molido. Batir 2 min V2.

5. Programar V2 sin tiempo ni temperatura e ir añadiendo, a tercios, las claras montadas y la harina con levadura, alternando. Es decir, primero un poco de claras, luego un poco de harina y repetir hasta que se acaben las dos mezclas. Añadir las pepitas de chocolate también por el bocal. Parar la máquina inmediatamente.

6. Quitar la mariposa y terminar de envolver con cuidado con la espátula.

7. Verter la mezcla en un molde previamente engrasado. Hornear durante 20-25 min a 180º (según tu horno).
Yo lo tuve 23 min y se me tostó un poco por arriba. Estoy convencida que con 20min hubiera bastado, pero me dio miedo dejarlo crudo.

La realidad es que había pensado no colgar la receta, por el estropicio, pero cuando lo probé vi que estaba tan bueno, que pensé que no podía dejaros sin él (mi único problema fue el horno, no la receta, que es lo que os traigo). Es sencillísimo pero muy muy bueno, y al catador también le ha encantado, de hecho, cuando me descuidé, se había comido la merienda que me había preparado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...