miércoles, 2 de enero de 2013

2 x 1 Panna cotta y gelatinas de fiesta

Hoy os traigo una receta un poco especial: especial porque es un 2x 1, especial porque queda muy bonita y especial porque la hice con mucha ilusión para los niños de una muy buena amiga para que se sintieran un poco "protas" y vieran que se lo había hecho para ellos... aunque claro, eran dos niños y el postre es bastante grande así que los adultos también picamos, ¡unos más que otros!

Ya os adelanto que es una receta que se puede hacer con gelatinas del color y sabor que queramos, no necesariamente verde y rojo que es un color como más navideño, así que no os "ceguéis" por los colores y tenerla en cuenta para cuando tengáis una festividad representada por colores (un partido de fútbol, baloncesto o hockey sobre patines, el día de vuestra comunidad o país si lo celebráis, los colores de las escuelas de Harry Potter... vamos, lo que se os ocurra).

Ah, y ¿de dónde saqué la idea? Pues ni más ni menos que de La Receta de la Felicidad, pero la receta original en vez de con panna cotta era con una gelatina de leche condensada y yo, que soy intolerante a la fructosa, la leche condensada no puedo ni arrimarme a ella... así que pensé en un sustituto que fuera blanco y también cuajara y se me ocurrió la panna cotta, que además, hacía tiempo que tenía ganas de prepararla.


Por otro lado, la receta de la panna cotta la busqué en 500 sitios diferentes (por lo menos) y cada uno usaba unas proporciones de nata, leche y azúcar, y unos tiempos también diferentes, así que al final hice una mezcla y puse lo que más me convenía: visto el resultado, yo la dejo así.


Antes de empezar
- Dificultad: ninguna, solo es cuestión de perderle el miedo a la gelatina y de hacer un poco de hueco en la nevera.
- Tiempo de preparación: unas 24h: a ser posible hacéis las gelatinas de colores por la mañana y por la noche hacéis la panacotta y así al día siguiente está perfecta. Si es solo la pana cotta tardáis 12 min en hacerla y se puede comer al día siguiente.
- ¿Para cuántos?: 8 como mínimo... aunque no es pesado, sale bastante grande.
- ¿Para cuándo?: la panna cotta la podéis hacer para diario (simplemente engorda un poco porque es pura nata jeje) y el postre entero, mejor para un día festivo, aunque si tenéis hijos, seguro que les encanta cualquier día.

Ingredientes (para un molde de casi 2 litros y 4 vasitos extras de solo pannacotta)
Para las gelatinas
  •  1 caja de gelatina de frambuesa (roja): dos sobres
  • 500 + 500 g de agua (o 300+300, ver notas)
  •  1 caja de gelatina de limón o piña (amarilla): dos sobres
  • 500+ 500g de agua (o 300+300, ver notas)
  • Colorantes alimentarios si vais a colorear las gelatinas**
Para la panna cotta
  •  1 litro de nata para montar a temperatura ambiente (ya que vamos a meternos calorías, que sean todas)
  •  10g de pasta de vainilla de madagascar (si usáis otra, poned el doble)
  •  150g de azúcar
  •  200g de leche a temperatura ambiente
  •  12 hojas de gelatina neutra (o 10 si solo hacéis la panna cotta)

Preparación
Las gelatinas
1. Preparar las gelatinas tal como indica el paquete*: para cada dos sobres, calentar en un cazo 500 ml de agua, echar los dos sobres, remover bien hasta que se diluya y añadir 500g de agua fría removiendo bien para mezclar, verter en unos platos (cuencos o fiambreras) de manera que queden con poca profundidad (unos 2 dedos de alto como mucho) y meter en la nevera a gelificar (necesitaréis sitio en la nevera). En el paquete indica 3h de nevera... pues no sé en vuestras neveras, pero en la mía a las 3h estaba hecho gelatina pero poco consistente, recomiendo que lo dejéis toda la noche o unas 12 h (hacerlas por la mañana y cortarlas por la noche).


2. Coger el molde que se vaya a usar y untarlo bien con aceite de girasol y un pincel de silicona, pero sin que el aceite cree "charco", o si tenéis, con spray desmoldante. Si es de silicona, ponerlo sobre un plato para  que cuando esté lleno, podáis manejarlo mejor.

3. Una vez tengáis las gelatinas hechas, cortarlas a cubos grandes y ponerlas, alternando los colores, en el molde que acabáis de engrasar. Meterlo a la nevera mientras se hace y se enfría la panna cotta. Interesa que la gelatina vuelva a coger frío.

La panna cotta
4. En un cuenco o plato hondo poner las láminas de gelatina bien separadas y remojarlas en los 200 g de leche, asegurándonos que se despegan unas de otras (quizá es manía pero yo por si acaso, con la gelatina todas las precauciones son pocas). Dejarlas que se hidraten mientras se hace la panna cotta. Cuando queden 2 o 3 minutos para que acabe la panna cotta (ver paso 5), poner esta gelatina con la misma leche en un cazo y calentar removiendo continuamente hasta que se disuelva, pero sin que hierva (tarda muy poquito).

5. Poner los ingredientes de la panna cotta (nata, vainilla y azúcar) en el vaso de la TM y programar 11 min 90ºC V1.

6. Cuando acabe el tiempo del paso 5, verter la leche con la gelatina derretida y batir 10 seg a V4 para que se integre todo.

7. Verter el contenido del vaso en una jarra grande o cuenco y dejarla que se temple o enfríe (45 min-1h aprox, no mucho más). También se podría dejar en el vaso de la TM para no manchar más cacharros pero como está caliente, tardaría media vida en enfriarse***. Si quisierais preparar únicamente panna cotta, en cuanto hayáis añadido y batido la gelatina (acordaros de poner menos hojas que sino queda demasiado compacta), podéis verter el contenido en vuestros vasitos, flaneras o en una flanera gigante si lo queréis poner "al centro" y que cada uno se corte lo que quiera.

Montaje o mezcla
8. Cuando la panna cotta ya esté casi fría (lo que suele decirse tibio, o la leche cuando le "matamos el frío" en el microondas), sacar el molde de la nevera que contiene nuestros cubos de gelatina y verter por encima toda la panna cotta líquida sin que sobrepase demasiado el nivel de los cubos de gelatina, ya que estos flotan. Remover un poco los cubos de gelatina (con una cuchara) para que salga el aire que hay entre ellos. La panna cotta que sobre ponerla en tarrinas individuales para comer un día (en vez de un yogur de postre, panna cotta, seguro que el paladar os lo agradecerá, el dietista no tanto).

9. Meter el molde con la panna cotta y sus cubos de colores y los vasitos individuales en la nevera hasta el día siguiente para que se solidifique.

10. Desmoldar nuestra gelatina de fiesta y comer.

11. Tanto la panna cotta sola como la gelatina de fiesta podéis acompañarla de una mermelada o salsa de frutos rojos, o un sirope de fresa (opción rápida) o chocolate o incluso con miel (como si fuese una cuajada)... pero a mí me gusta sola porque creo que se aprecia más el sabor (además que ya lleva azúcar).

Notas

- * Esta receta circula por muchos sitios y en uno de ellos recomendaban que, en vez de hacer 250 ml de agua caliente + 250 ml de agua fría por cada sobre, usar menos: 150 ml de agua caliente + 150 ml de agua fría por cada sobre (en nuestro caso, 300 de cada temperatura para cada paquete entero) porque así las gelatinas quedan más concentradas y más duras. Yo lo hice con lo que indicaba el paquete: 500 + 500 para los dos sobres y la verdad es que se quedan blanditas y se rompen un poquito...  así que creo que cuando lo repita, lo haré como os digo: más concentrado (o quizá un sobre de gelatina de cada paquete), no solo porque así se queda más duro sino porque para mi gusto hay demasiada gelatina y poca panna cotta... se nota que me gusta la panna cotta ¿¡eh!?

- **Si se quisieran las gelatinas de diferente color al que hemos comprado, simplemente hay que tener colorantes alimentarios (yo tengo los de wilton, en gel, los mismos que se usa para colorear el fondant o la glasa) y echar un poco de colorante cuando tengamos disuelta la gelatina en el agua caliente, así, con una gelatina de limón o piña, echando verde, tenemos ese color navideño, o en principio, poniendo azul (si los colores primarios no fallan), también debería dar verde, o una gelatina roja, poniéndole azul debe dar morado o poniéndole amarillo debe dar naranja... en fin, jugar un poco con eso que nos enseñaron en primaria que eran, si no recuerdo mal: el magenta (rojo para los incultos como yo), el cian (azulón de toda la vida) y el amarillo (color pollito).

-***En el paso 7 os indico que hay que dejar que la panna cotta recién hecha casi se enfríe antes de echarla sobre los cubos. Este paso es importante pero también hay que tener cuidado de no pasarse. La mezcla de nata tiene que casi enfriarse  para que al echarla sobre los cubos de gelatina no los deshaga, peeeero no podemos pasarnos de enfriarla en la jarra porque sino, nos empezaría a solidificar en la propia jarra y no nos serviría de nada. Por eso os recomiendo que cada 10 min más o menos, os paséis por la cocina y toquéis vuestra jarra con nata para ver cómo va de temperatura.

Y ya está, sólo os queda prepararlo y sorprender. Ya veréis qué bonito queda y cómo sorprende a la gente (a parte que al desmoldarlo no paraba de temblar jajaja, vamos, como hacen las gelatinas, pero era divertido pasear el plato o abrir la nevera y verlo bailar jejeje)... y no os asustéis por los pasos porque al fin y al cabo se resumen en preparar las gelatinas de sabores y luego hacer una panna cotta: FIN.

Por cierto, yo soy sincera, y a mí me gusta más (de sabor) la panna cotta que la gelatina de fiesta... pero  la verdad es que es un postre tan bonito y tan llamativo que seguro que lo repito porque la gente alucina (a parte que al meterle las gelatinas se hace un poquito más light).

Y bueno, sé que las fotos de la gelatina no son ni medio decentes... pero no sabéis lo que es tener hambrientos diciendo "bueno ya está bien, ya está bien" ¡y está fatal! pero bueno, para que lo veáis... ¿a que hay que reducir la cantidad de gelatina de colores? Ya me contesto yo sola: ¡si!








10 comentarios:

  1. Qué vistoso queda este postre y debe alegrar mucho la mesa. Anotadas quedan tus sugerencias y recomendaciones sobre la receta. Besos y feliz 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!
      Lo primero, feliz año!
      Y lo segundo, efectivamente es un postre que sorprende mucho en la mesa, tan blanquito (porque es mucho más blanco de lo que se ve en la foto) y tan colorido... es una pasada, y además está bueno!
      Besos!

      Eliminar
  2. Se ve irresistible muy rico..¡¡Feliz Año Nuevo lleno de paz y amor!!…abrazos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosita!
      Pués sí que es irresistiblemente rico... yo de hecho tuve que regalar la panna cotta para no comérmela porque me estaba poniendo morada jajaja... que va, lo hice por darle una alegría a la gente de vez en cuando con un postre casero jeje
      Besos y feliz año!

      Eliminar
  3. Ha quedado preciosa! siempre me ha llamado la atención, esos colores ayyy que bonito queda!
    Felicidades
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina!
      Si te gusta así, espérate a que la repita con menos gelatina que estoy convencida que aún quedará mejor!
      Y la panna cotta sola... de morirse!
      Besitos

      Eliminar
  4. ooooooo me encanta el wasitape!! dónde lo has comprado?? yo este año lo intenté para unos candelabros reciclados y en Palma es imposible encontarlo!! un beso y feliz año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!
      Lo compro en washitape.es. Tienen un montón de washis y además buenos precios... y son superrápidos en el envío, en uno o dos días lo tienes en casa... eso sí, avisada quedas: no empieces o cada vez querrás más y no podrás parar... y como tengas amigas para una compra en grupo y os incitéis, estás perdida!
      Besos!

      Eliminar
  5. Ais Marta Marta Marta...nunca dejaras de sorprenderme. Meee encantaaa!!! Ademas, la pannacotta es el postre favorito de Chus y aun por encima esta a dieta, asique ya tengo tarta de cumple.
    Un besazo amigaaaa!!!

    ResponderEliminar
  6. Guapa!
    Me alegro que te guste... más me gustó a mí zampármela jajaja
    Lo único es que si está a dieta... a ver, posiblemente es más light que un bizcocho de choco pero no tengo yo muy claro que esté aceptado por los dietistas
    La versión con gelatinas de colores sí que es mucho más suave y ligera pero también "mata" un poco el sabor de la panna cota... así que yo tendría cuidado si es muy fan de ese postre porque no sea que te diga: por qué le pusiste gelatinas de sabores si yo quería solo nata!!!! jajaja
    Bueno, lo hablamos por teléfono ;)
    Besitos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...